Dejar ir, dejar vivir, dejar de…

Ciertamente no son las situaciones sino como tomamos y pensamos con respecto a las situaciones que se nos presentan. Estoy convencido de ello. “Las cosas pasan por algo”, esa frase es de las que mas odio y detesto, porque pretende aligerar la carga de responsabilidad de la persona quejumbrosa, negativa, pesimista y dejársela a algo que no pueden explicar a ciencia cierta. La realidad es que las cosas pasan por que sí, “it is what it is” diría una de las personas que mas aprecio. Una vez que las cosas sucedan, ya no puedes cambiarlas. Así es, las cosas pasan por que sí.

Una vez que te has enfocado en las desgracias casualmente te suceden mas. El pesimismo es una enfermedad virulenta bastante contagiosa. Indica una gran debilidad de la persona en buscar controlar su medio ambiente y quedarse pacientemente a ver que le sucede después, para mi es donde inician las culpabilidades y los asegures. Los “whatabout” de Trump. Y bastante molesto lo digo porque hay dias que fueron diseñados para ser olvidados.

Y sin embargo, viene a mi mente aquella recomendación de una persona que por cierto, no era tan cercana, “manda todo a la mierda, total, ¿Qué puede pasar?” Y no puedo evitar estar tentando a hacerlo, que pase lo que tenga que pasar, sin embargo, hay ciertas cuestiones que en lo mas profundo de mi ser no quiero que sucedan. Esas pequeñas partes que tocan el alma y la esencia, de esas que simplemente no estas dispuesto a aflojar. No es lo mismo, simplemente es seleccionar, y si selecciono, ¿Porqué entonces me siguen afectando aquellas que no quiero?, y confirmo mi debilidad antes ciertas personas y antes ciertos quereres…

Solamente por complacerme a no sentir mis miedos y enfrentarlos es que debo no mando a la chingada lo que no ayuda, y eso precisamente es lo que no ayuda. Mi miedo al cambio es selectivo, hay cosas que no me importan tanto porque simplemente no me afectan demasiado. Sin embargo mis recuerdos de situaciones pasadas son las que mas regulan mis rutinas y me dejo a mi mismo para después. Creo que pienso demasiado las cosas. Creo que simplemente, no debe importarme…

Pff… escribo y pienso al mismo tiempo, y sigo sin encontrar solución, porque…. no…. quiero…

Soltar… 😦

Anuncios

Auch..

He tenido una temporada bastante estresante, no ha corrido en peligro mi vida, ni tampoco la de nadie cercano a mi, hasta ahorita no tengo males de salud mayores y tampoco imposibilidad alguna de salir adelante. Estoy consciente de que existen otras personas las cuales SI tienen motivos reales por los cuales sentirse estresados. Pero hoy no me toca hablar de otros, ni de compararme, hoy seré egoísta porque solamente hablaré de mí, solo por hoy.

No soy alguien que lloriquea sus problemas, tiendo a ser alguien propositivo y proactivo. En cualquier situación que escuche de algún problema, inmediatamente pienso en la forma de solucionarlo, cosa que a SU no le agrada porque caigo en otra situación que, a su parecer, solo crea problemas entre nosotros. Soy alguien que no desiste tan fácilmente, tal vez no seré reactivo pero antes de actuar me gusta pensar las cosas y accionar una solución. Razonable ¿no?, eso suelo pensar.

Sin embargo, las situaciones que te enfrenta la vida suelen llevarte a un aprendizaje para que no vuelvas a caer en la misma situación. Pero cuando la vida te lleva a diferentes situaciones, en un mismo momento, es diferente. Simplemente puede llegar a ser abrumador y realmente quitarte el sueño. Ese es mi caso.

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo. A. Einstein

Y hoy siento que debo sacarlo y evitar un poco que la olla de presión que tengo en mi cabeza, estalle aventando el menudo a todos los que me rodean. Conozco las consecuencias que pudiera haber si llegara a esa situación: desde un simple enojo con mis seres cercanos, pérdida de trabajo hasta la pérdida de salud, o la vida. Maldito estrés y benditos aquellos que dicen que el estrés es de beneficioso para la salud, lo que ellos no estimaron es que todo en exceso es malo.

Pero a SU, no le gusta escuchar mis problemas, cree qué tal vez necesite cambios fundamentales en mi vida, los cuales pueden ser. Para los amigos, todo es consecuencia del sistema, por lo que a mi me toco ser de los que les cae la mierda. Para mi familia, esta cabrón y no hay solución posible, no porque no exista, sino porque no la conocen, ya que tampoco conocen la extensión de mis problemas. La realidad es que a nadie le gusta un llorón.

Hoy fui a ver un doctor, dolor de cabeza, cosa que yo creí nada serio. De rutina me tomo la presión, lo que nunca había pasado es que me hiciera preguntas después de la presión. Resulta que andaba en 180/110, alta por los dos lados. “¿Está usted experimentando estrés en estos momentos?” Uta, ¿por dónde comenzar?… Dinero, trabajo, familia, deudas, etc. “No es tan grave, conozco personas que SI tenían motivos para estar estresados y salieron adelante…” Bendito que esa fue su última frase motivacional. ¿Me debo acaso de reconfortar en el sufrimiento ajeno?, no lo veo como forma de soolucion. Escribió varias cosas en su sistema, mientras le veía que las pupilas se le transformaban en símbolos de dinero. Me pidió que regresara a toma de presión durante los siguientes 5 días. Y de ahí me voy con un especialista.

Mientras tanto, ya sé lo que me van a decir: “Con el historial familiar de diabetes, eres e perfecto candidato para desarrollar esta enfermedad” si es que no la tengo ya, “por lo que debes bajar tu peso, hacer ejercicio, comer sano, bla, bla, bla…” Ya sé que es lo que tengo que hacer. Y no pienso esperarme, a que me lo indique un cardiólogo, porque el cabrón me saldrá bastante caro.

Ya les comentaré después. Tengo que pensar en Proyecto #libelula

Solo en el desencanto, en la tristeza o en la soledad.

Me he dado cuenta que soy de los que les gusta ser mimados y comprendidos cuando me siento en lo más bajo de mis etapas. En esos momentos en los que las cosas no funcionan, las acciones no lo valen, falta la creatividad de decisión sabia, energías para la acción y vaentía para el riesgo. En esos momentos que desde que el sol se asoma hasta que ya se metió y entrada la noche lo único que se te ocurre pensar es en un “¿Cómo chingados le haré?

El mayor problema de todas mis desgracias, he sido yo. Nunca he desfallecido en el intento de lograr cosas, nunca he dejado de esforzarme, sin embargo, siempre que emprendo algún sueño o iniciativa, he terminado mal. Tengo mas de 10 años en esta situación y deseo salir ya. Y por más que busque culpable, la única constante desde siempre soy yo.

Las oportunidades pasaron y ahí estuve yo. Las cosas salían mal y ahí estuve yo. Las peleas con mis padres, y yo de necio quería seguir mi camino. Amigos que he perdido, alejados por haberles fallado. Yo. La realidad de las cosas es que debo entender que he sido yo quien ha alejando todos estas opciones. Y ahora, otra vez por n-gésima ocasión estoy en una delicada situación de falta de recursos financieros, que me comprometen con mi familia y me compromenten con la sociedad. 

Soy de los que cree que el trabajo genera la riqueza, sin embargo siento en ocasiones que lo que realmente genera riqueza es otro factor: no ser pèon de nadie. ¿Funcinará? No lo sé, apenas lo voy a revisar, pero lo haré solo porque ya me cansé de recibir mierda de todos lados por que al hacer lo que se supone debo hacer, las cosas salen mal y yo soy quien sale perdiendo. 

Yo soy quién tiene la creencia de que no merezco abundancia. Me cuesta aceptar que todo ha sido generado por mi responsabilidad y estoy ahorita donde estoy, no porque es donde quiero estar, sino por mi falta de desición para estar en mejor posición. Mi falta de visión para cumplir mis propios sueños y las promesas que he dejado en el camino… sin embargo, como al que fumador empedernido que se sabe enfermo a causa del cigarro, también yo, soy el único que sigue creyendo que soy muy poco para merecer lo mejor en este mundo. No es posible, me digo, que yo mismo sea mi propio saboteador, ahora me pregunto una y mil veces como vencerlo. Terapia, me dirán unos, sin embargo es muy lenta. El cambio lo necesito ya…

Destination Unknown

Voy por caminos que no reconozco, caminos que por más que busco en un mapa, no los encuentro. ¿Será acaso que esto no estaba destinado para mí? ¿Será que no existían antes de partir? ¿Será que soy yo el que se niega a caminar, por miedo al destino que me pueda deparar?

Sé que no podré volver atrás, algo empuja fuerte, tampoco mis pasos puedo postergar. El frente se ve gris y oscuro, mi intuición me dice que algo anda mal. A mi espalda el camino se ha borrado, mi sentimientos me dicen que ya no puedo regresar. Caminos que no conozco, ¿ha donde he de parar?Espinoso, empedrado, lleno de obstáculos el futuro inmediato es. No es preocupación lo que tengo, miedo a la incertidumbre de no saber, A donde me ha de llevar, que peligros me deparará. No lo sé. 

Pienso en todo lo que está en juego, mis pocos bienes, mis hijos, mi familia, mi libertad, mi supervivencia. Mucho trabajo y esfuerzo me ha costado tenerlos, alma desangrada por poderlos abrazar, vida arrinconada que ya no quiero volver a pasar. 
No lo merezco, merezco mucho mas que esto, siento que no hay final pero no se si vale la pena luchar, seguir por ese camino y encontrar una salida mas allá. Al menos no entraré sin pelear. Al menos de mí se acordarán. 
Sentimientos encontrados, por tener que ir por donde no me gustaría estar. ¿Es esto acaso, alguna clase de castigo que no puedo evitar? ¿Es esto lo que le dicen Karma por alguna vida ancestral? Me niego a pensar que mi destino definido está. Creo que yo soy quien hace mi destino y nadie mas me lo puede arrebatar. Morir sin pelear nunca, luchar siempre hasta el último aliento y no ceder jamás.