El universo está en su contra.

Creo que todos conocemos a una persona que le va mal de manera permanente, hasta creo que le sacamos la vuelta, “no se nos vaya a pegar“. En mi trabajo es muy común conocer y escuchar toda clase de quejumbrosos y de historias, que lo único que logran es minar la actitud de las personas a su alrededor y reforzar la situación negativa de aquellas que lo viven. Hay muchos estudiosos que dicen que el problema principal de éstas personas está en la actitud. Otros en la autoestima ydicen que todas esas situaciones las provoca el mismo afectado. Hay otros que se aventuran a decir que tienen mal de ojo, energía negativa, y no se que otras cosas paranormales. Pero lo que queda en claro es que la única forma de salir de ese círculo de negatividad inicia con uno mismo.

Pongamos el hipotético caso real (entiéndase lo que le pasó al amigo de un amigo que conocí por ahí) de uno de los que trabajamos en el área de seguros: Después de tener un buen nivel de ventas, se le desploma la productividad, y aunque tiene mucha actividad de citas con clientes, no logra cerrar ninguna venta, esto significa que no hay comisiones. Por lo tanto, va a pasar una temporada de vacas flacas. Nuestro hipotético y muy real personaje, se da cuenta de que ésta situación y decide apretar las tuercas, haciendo más citas al día. Al fin la mala racha que tenía se le quita casi al final del mes y comienza a repuntar en ventas. En esos días le reportan que varios clientes de él están atrasados en sus pagos. Mal momento para él, pues eso significa que si cancelan por falta de pago le rebajan comisiones (muy largo de explicar en éste momento). Así que nuestro hipótético amigo decide hacer números y calcula que la puede librar más o menos el siguiente mes con las comisiones y el bono que le debería llegar. Nuestro amigo sigue con su actividad, no paga la renta, el cable, se empieza a quedar sin dinero, empieza a empeñar los enseres domésticos para sobrevivir, y resulta que llega el siguiente corte y, no hay dinero. Al investigar se entera que no le avisaron de cierta papelería extra que tendría que entregar, que otra de las ventas no había pasado porque una persona se fue de vacaciones quedándose el puesto sin encargado y la tercera simplemente se retraso la orden de expedición, porque en ese departamento tenían mucho trabajo. Empieza a explotar nuestro amigo, frente a los clientes se muestra un poco más inquieta y causa la impresión de que está apurado de dinero (por supuesto que lo está). Decide revisar sus cuentas, cree que, aunque de manera apretada, el bono mas las comisiones pendientes le podrán aligerar la presión. Pero para su sorpresa se entera que los cuatro clientes que no han pagado le han cancelado las pólizas, por lo que la compañía le quitará más comisiones de lo que había calculado y para rematar, debido a problemas administrativos, no le entregarán el bono que le habían prometido. Ya no sabe que hacer: no está vendiendo, no tiene dinero y sus deudas lo están ahogando.

Ahora bien, sus amigos comentan que ha cambiado mucho, que ya no es el mismo tipo que llegaba con los ánimos hasta el cielo y que así creaba un ambiente de negatividad, pues lo único que le sale por la boca son flamazos en contra de quién sabe cuantas personas. Le dictaminan, sus amigos, baja autoestima, y mala actitud.

Ahora bien, estoy seguro que nuestro amigo de ficción real, entiende perfectamente que tiene que cambiar de actitud. Solo que no sabe como hacerlo y al intentarlo vuelve a caer en una espiral sin final, hundiéndose cada vez mas en su negatividad.

¿Es común esto? Más de lo que nos podemos imaginar. Pero la realidad es que pocas personas hablan de ello.

Y no es raro, se sabe que la diferencia entre la locura y la cordura está en la manera en que nuestra mente (o mas bien nosotros) lidiamos con todos aquellos pequeños problemas a diario. Es por eso que pocas personas se quejen realmente de sus “días de furia“, pues eso significaría que están llegando al límite de su presión y tienen que desahogarse de alguna manera. Por esto, es bueno que suceda, mas, por lo visto, malo que permanezca.

Este persona ficticia de la vida real debería cambiar de manera drástica su actitud y su forma de pensar de tal modo que se imponga a sí mismo mecanismos de defensa a los que pueda recurrir cuando las cosas “no le pinten bien“. Creo que el primer mecanismo de defensa que tenemos todos, son los amigos y familiares. Siempre recurrimos a ellos para llorar nuestros males y asi los exteriorizamos liberando un poco a la mente de estos problemas y así, si no se ha llegado al límite, es probable que con eso baste. Además, sabemos que no a cualquier persona debemos contarle nuestros males, pues, en su mayoría no serán los mejores consejos. Esas personas suelen estar prejuiciadas sobre los pensamientos que podamos tener.

Si los amigos no ayudan, entonces existen los libros de auto ayuda o los seminarios de autoayuda y autoestima. Estos suelen proporcionar argumentos lógicos sobre lo que está sucediendo y proporciona tácticas a realizar para poder cambiar esa actitud. Lo veo de manera análoga a los libros de ejercicios o gimnasios de casa: los compras, lees las instrucciones para hacer ejercicio y después de unas semanas, se enmohece el aparato. Sin embargo, es una industria creciente que tiene mucho éxito, deben de dar resultados.

Pero si de ahí no sale nuestro amigo adelante, que se busque un psicoterapeuta. Si puede pagar o consigue alguno que haga trabajo pro-bono, estoy seguro que saldrá del problema. O mínimo se curará por lo que cobran de consulta. Si no puede pagar y no se le quita, pues se tendrá que regresar a la Terapia de la COTE (abreviación de Copa Tequilera).

Así que, por mas emproblemado que esté, siempre tendrá que decidirse a cambiar, y esa decisión se notará en su actitud. Todo está en nuestro amigo realmente ficticio.

Anuncios

Un comentario sobre “El universo está en su contra.

  1. “Todo es cuestión de actitud” dice una frase muy acertada por ahí. Yo pase por algo similar hace algunos meses atrás, pero la única que podía hacer algo al respecto era yo y darnos cuenta que si quieres sales eso es básico no dejarse debatir por la incertidumbre y creer en nosotros mismo, de lo contrario alguien más lo hará.

    Me gusto tu post, un saludo a ti…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s