Gracias a Dios por el Viernes.

Viernes de Hueva

¡Viernes, benditos viernes!. Llegué el viernes pasado a casa, otra vez con ese sentimiento de hartazgo, no quiría hacer nada, solo quería ponerme algo que me mantuviera el calor de mi cuerpo conmigo, el clima estaba frío. Podía haber invitado a alguien, hacerle de cenar o simplemente salir con los amigos a tomar unas cervezas. No, no se me antojaba nada, solo llegar a la casa, acostarme, leer un buen libro, escuchar algún buen disco, y por supuesto, abrir ese vino que se me antoja para descansar…

Me libero completamente de mi día, fuera corbata. Me cambio la actitud y paso a un momento de descanso, fuera traje. Quitarme la camisa significa abrir la llave de la regadera y esperar que el agua tome la temperatura adecuada, suficiente para que el vapor se lleve todas mis preocupaciones de hoy, todos los corages que pasé por la ineptitud de otros, todos las decepciones que tuve por los rechazos, malas caras, insinuaciones, etc. Hoy me voy a olvidar y descansaré.

No debería abrir mis correos, pero aún así lo hago. Solo abro los de mis amigos, con la esperanza de que cuenten algún chiste, manden algún video que mejore mi humor. Nada. Abro el refrigerador y recaliento un poco de comida árabe: Tabule, kippe, envueltos de Parra, envueltos de repollo, por supuesto con jocoque.

Después de cenar, preparo la música, un poco de lounge, un poco de jazz, escucharé el nuevo de Sanz, y la compañía correra por parte de Casa Viva: un cabernet del Chileno, nacido en el 2003, que tiene una recatada etiqueta blanca, con letras doradas y un interesante dibujo en rojo simulando una casa con un solo mueble, un sofá. Exacto lo que buscaba. Soledad, tranquilidad, descanso.

Mientras que Guillermo Arriaga me cuenta la historia de Manuel: muchacho que le bajó la novia, Tania, a su mejor amigo, Gregorio, y además, mantiene encuentros sexuales con Margarita, hermana de su mejor amigo, entre otras (activo el muchacho). La historia se enfoca al trauma que siente Manuel después de que Gregorio se suicida. La ambientación corre a cargo de Gotan Project. Por el tipo de historia, creo que será la próxima película de Iñarritú.

Mientras Manuel mantenía su pleno momento con Tania, Alejandro Sanz hizo su entrada al ruedo. Se me antojó escucharlo y ponerle atención. Bye con Manuel, Tania, Gregorio, Margarita y los bufalos que sueña en la noche. Venga otra copa de Casa Viva y tuve oídos prestos para las letras del Sanz y su nuevo disco. Otra copa más, otra canción más. ¡Eso Alejandro!, mándala al diablo, dile que puedes con todas. Una copa más, otra canción más. Acostado en el sofá con copa en mano escuche el estilo poético que tiene Sanz, la simplicidad revuelta de sus letras, y el reflejo del estilo de vida que tiene. Otra copa, otra canción.

Desperté a las 5 de la mañana, acostado en el sofá, con un fuerte dolor de cuello, pero por lo demás me sentía muy bien. El cuento de Guillermo Arriaga quedó relegado en la mesa del esquinero. De Casa Viva solo quedó la bachita. La copa de vino, extrañamente vacía amaneció en el piso. Sanz se cansó de cantar. Y yo, solo, me fui a la cama a continuar con mi sueño, que y alcabo, el sábadó no trabajé.

Un viernes así, no tiene precio.

Anuncios

2 comentarios sobre “Gracias a Dios por el Viernes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s