Hoy con frío y lluvia.

No quiero salir hoy. Aunque ya había varios días en que el aire estaba frío al menos no llovía. Hoy amaneció con llovizna. Un frío de los que hacen que no quieras salir de la cama y pasártelo acostado todo el día.

Milagrosamente, me levanté muy temprano: 7:12 decía el reloj. Agarré mi cobija y como pude llegué hasta la cafetera. Después de preparar el café, saqué algo de fruta para desayunar, tampoco tenía mucha hambre. Empezaba a oler a café.

Fortín de las Flores lanza un olor delicioso. Su olor despierta sensaciones de querer estar relajado, despierto, disfrutando. Su color, la textura y lo calientito del café se combinan con el frío para antojar estar sentado y disfrutar tal vez de un paisaje mañanero e invernal, el cual desde mi ventana, no se parece en nada, sin embargo, ver a la calle me relaja un poco.

Ayer me compré Pancho Villa, de Paco Ignacio Taibo II. Desde que escuche su entrevista en la radio, se me antojo comprarlo. Lo traia en la mente. La pasión y seguridad con la que el autor habla de Pancho Villa me dió la impresión de que estaría muy interesante. Alrededor de Villa existen muchas leyendas, la que más he escuchado es aquella de que invadió con su ejercito a EUA. ¿Será cierto? Espero que lo explique en el libro.

Nunca he comprado una biografía. Nunca me había llamado la atención el hecho de que se escribiera un libro de una persona y se tratara de contar su vida. ¿Cómo pueden saber lo que se dice o dijo? ¿Cómo pudieran describir exactamente lo ocurrido? ¿Quiénes son ellos como para jactarse de la veracidad de los cuentos que arman en las biografías? Simplemente no lo creo suficientemente justo leer sobre algo de lo que no estoy tan seguro que sea verz. Y sobre todo, de llenarme de literatura cuando se habla de algo muy concreto. Además, ¡que hueva leer en 5 páginas la acción de una persona que le tomó segundos decidir y horas en realizar!

Pues cual fue mi sorpresa que al llegar a pedirlo me topé con una “enciclopedia” de casi 900 páginas, con una letra igual de pequeña que la de los periódicos en una noticia que decidieron poner porque no tenían con que llenar el espacio, con unas 400 fotografías que no pasan del tamaño de mi pulgar, y con una inversión necesaria de $300.00 Y a mi, ¡nunca me habían interesado las biografías! Paso por mi cabeza no comprarlo. En verdad.

Sin embargo, despues de dar la vuelta completa al centro comercial, Pancho Villa, el siete leguas, la revolución, la invasión, la división del norte, la toma de Zacatecas, la fama de macho mexicano, el tequila y sus borracheras, Adelita, y las miles de canciones rancheras que han sido compuestas para acrecentar su leyenda, seguían perturbando mi poca desición de no hacer la inversión. Por desgracia, a la salida del centro comercial estaba la librería La Ventana y tenían a primera vista la exhibición del libro. Ayer fui débil de voluntad. Compré el libro. Ahora lo leo.

¿Como reseñar un libro que probablemente me voy a tardar en leer? Porque para mi esto es un pasatiempo. Me gusta, mas si tengo tiempo, lo hago. No es lo mismo reseñar y opinar de un libro que tiene 250 páginas y que es una ficción a otro que tiene el triple y muestra datos reales de una investigación y que habla de realidades. No lo sé, aun no lo he pensado.

Sin embargo, con café a un lado, ventana abierta (las cortinas por supuesto), sentado en el sofá, con Jack Johnson de fondo, se me creo el ambiente perfecto para que resignado iniciara la lectura sobre la vida de Jose Doroteo Arángo Arámbula.

Que tengan buen domingo. Yo me voy a comer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s