Espero curarme de tí / ¡No más!

Espero curarme de tí en unos días. Debo dejarte de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, soledad y abstinencia.

¡No más! Estoy cansado de pensarte, estoy harto de preocuparme, estoy descorazonado de no ser correspondido por tí. ¡No mas!, he dicho. Ha pasado el tiempo, no he tomado ni una gota y hoy me siento aún más solo que cuando comencé. ¡No más!

¿Te parece bien que te quiera una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se pueden reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera de amor quemado. Y también el silencio. Por que las mejores palabras de amor están entre dos personas que no se dicen nada.

Lunas completas han pasado desde la última vez que te ví. Pensé siempre en poder hacer resucitar lo que había muerto. Se me secó la boca de tantas palabras que te dediqué. Se me apagó el fuego de la esperanza y mi fé porque tu no lo alimentaste como prometiste. Que mejor palabra que el silencio para decir todo lo que se debe decir.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes como te digo que te quiero cuando te digo: “qué calor hace..”, “dame agua..”, “¿Sabes manejar”, “se hizo de noche…” Entre las gentes, a un lado de tus gentes y de las mías, te he dicho “ya es tarde..”, y tú sabías que decía “te quiero…”)

Que fácil era decir “sueño contigo…”, “eres mi futuro…”, “hasta el infinito y más allá…”, “buenas noches…” Repetidas tantas veces y de mil formas diferentes. Y sin embargo la duda aparecía en nuestro lenguaje. Las pruebas eras irrefutables. No hubo confianza, las palabras perdieron su honestidad.

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que tu quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Solo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo del manicomio para entrar a un panteón.

¡No más! He dicho… tiempo hubo suficiente, no he logrado entender. Aquello que con tantas ideas, ilusiones y sueños te regalé, haz lo que quieras con él. No me importa. De nada ha servido la paciencia y mi tratar de entender. Si entro a un panteón para quedar por siempre áhí no me importa. Prefiero eso en mi futuro a mi ahorita sin saber que…

Sabines

Memo

Anuncios

5 comentarios sobre “Espero curarme de tí / ¡No más!

  1. Uyyy, no sé porqué pero me parece que esto es en cierto parecido o relacionado a lo que he escrito… no sé tu dime…

    “el amor no muere, al amor se le mata”

    Un besazo!

  2. Vaya, vaya, vaya (como dice Homero Simpson)
    Ahora resulta que tenemos epidemia de Amor Apache!!!

    Viernes, gracias a Dios es viernes…
    gracias a Dios mañana otro fin de semana para …..

  3. Es cierto Chuyo… muy cierto, debe haber alguna manera en que este suburbio cibernético se convierta en Chala lala las…

    No hay cura Maldita… no la hay… sniff…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s