Madres Admirables.

Todas. Si, todas son dignas de mi admiración y respeto. Una más que todas por ser la mía. Tienen una capacidad que raya en lo celestial. Hay de muchos tipos, pero lo escencial está en la capacidad de dar incondicionalmente el amor y la vida por otras personas que no son ellas mismas, más son partes de ella.

Mi madre es una persona que admiro mucho. Siempre le agradezco todo lo que es capaz de hacer por sus hijos (36, 34 y 25 años), nunca se da por vencida ni nunca ha bajado la guardia. Es comerciante innata, las ventas son la mejor habilidad que tiene para los negocios, la cocina en los quehaceres de la casa, los pasteles cuando desea darse un placer pecaminoso (hace unos que para cualquier nutriólogo son un pecado capital, pero, ¡DELICIOSOS!), la pacencia para un esposo anticuado y enfermo. Nunca para de trabajar, desde que se levanta hasta que duerme, siempre está haciendo algo que no es para ella, y, por más que tratamos sus hijos, ella siente la obligación de atendernos y cuidarnos. ¡Que belleza de mujer!, ¡Digna de adoración!

Sin embargo, quiero decirles que yo soy uno de los pocos con suerte en tener una. Para uno de mis amigos, esta fecha es de mucha tristeza. Sabe que su madre esta cuidándole desde donde quiera que se encuentre, sabe que si le va bien es por que aún escucha el consejo que le dé. Sin embargo, ver a mi amigo, sentado sobre una tumba, platicando a lo que pareciera el aire, con las lágrimas a punto de caer, me parte el alma y me hace valorar mucho más la mía.

También he felicitado a mi tía y a mi amiga, quienes después de intentar por diferentes métodos, aceptaron uno, que en mi opinión personal, es el más grandioso de todas las formas de engendrar un hijo: la adopción. Ver como tienen tanto amor en su corazón que lo regalan a un niño que ha sufrido la desgracia de no tener padres, ver como cuidan de ellos, como sufren por él pues apenas le van conociendo. Amarrar ese cordón mágico e invisible a una criatura nueva, recién llegada a su vida, aceptar el riesgo, cualquiera que sea, de tenerlo en tu casa, en sus brazos, aún y cuando nunca estuvo en ella, con ella o por ella. Pienso en la suerte que tendrán sus ahora hijos para que, después de haber perdido a unos padres, tienen la dicha de conseguir otros. Me siento muy agradecido de que aun tengo a la mía, pero a la vez muy conmovido por ellos que serán felices, aunque en un futuro sepan la realidad.

Pienso también en una madres extraordinaria que decide apoyar sin condición a a un hijo que ha cometido un error, sufre por él, les llora, se lamenta, se culpa pensando que es responsabilidad de ella. Pienso en aquellas señoras que ven como sus hijos pierden la libertad, o que cae en brazos de la drogadicción y vicios. El sufrimiento que pasan en esos momentos es incomparable y creo que solo una cosa le supera, aquella a la que ha perdido por siempre a su hijo.

Lo he escuchado muchas veces, el peor suceso por el que pueda pasar una persona es ver morir a su hijo, o simplemente perderlo sin haberse despedido. Mi vecina aún no se recupera, después de 15 años de dolor, le sigue llorando desconsoladamente. Pienso que debería ver a un psiquiatra, sin embargo, ¿quién soy yo para pensar que ese dolor puede tener olvido?, ¿quién soy, para creer que el desconsuelo, el recuerdo, o el deseo de un segundo más con su hijo, es una enfermedad que se pueda curar con hipnósis, pláticas o incluso medicinas? No me alcanza la imaginación para describirlo, siento que se me agüan los ojos solo de recordarla.

Gracias a Dios que tengo a mi madre, y no será la última vez que le digo que la amo…

PD: A todos aquellas mamás que leen este espacio raro, que Dios las bendiga y les otorgue mucha felicidad.

PDD: En verdad, a todos los que por más que hayan intentado no han logrado concebir familia, o incluso aquellos que ya decidieron graduarse de una, piensen en regalar ese amor guardado a una creatura que ni culpa tiene de no tener padres…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s