Aventados

20130224-214845.jpg

Estos tipos de arriba se aventaron caminando desde la orilla de la antártica hasta el mero polo sur. Caminaron más de 1400 millas en el ambiente considerado como el más hostil del planeta. Justin Jones y James Castrission dedicaron casi dos años de preparación para lograr esto. Las secuelas en sus cuerpos y salud seguramente no son menores, sin embargo, la satisfacción de tal logro les dejará marcado permanentemente.

Cuando escucho o leo historias como las de estos cuates me quedo pensando en que habrán sentido grandes exploradores o descubridores que al momento de dar un paso adicional, estaban haciendo historia: Cristóbal Colón, por ejemplo, que después de meses y sin comida y a pu to de amotinamientos puso pie en tierra firme desconocida totalmente para ellos. Edmund Hillary, Cook, etc… Más emocionante y arriesgado debió haber sido Neil Armstrong. ¿Qué le habrá pasado por la cabeza cuando estaba en la orilla del módulo lunar y a punto de dar un bronquio para pisar la luna? ¿Quétan rápido le estaría latiendo el corazón? ¿Estaría sudando?¿habrá dudado? Militar con entrenamiento, pero seguía siendo humano. La emoción de ese logro ha de haber sido extraordinaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s