Dejar ir, dejar vivir, dejar de…

Ciertamente no son las situaciones sino como tomamos y pensamos con respecto a las situaciones que se nos presentan. Estoy convencido de ello. “Las cosas pasan por algo”, esa frase es de las que mas odio y detesto, porque pretende aligerar la carga de responsabilidad de la persona quejumbrosa, negativa, pesimista y dejársela a algo que no pueden explicar a ciencia cierta. La realidad es que las cosas pasan por que sí, “it is what it is” diría una de las personas que mas aprecio. Una vez que las cosas sucedan, ya no puedes cambiarlas. Así es, las cosas pasan por que sí.

Una vez que te has enfocado en las desgracias casualmente te suceden mas. El pesimismo es una enfermedad virulenta bastante contagiosa. Indica una gran debilidad de la persona en buscar controlar su medio ambiente y quedarse pacientemente a ver que le sucede después, para mi es donde inician las culpabilidades y los asegures. Los “whatabout” de Trump. Y bastante molesto lo digo porque hay dias que fueron diseñados para ser olvidados.

Y sin embargo, viene a mi mente aquella recomendación de una persona que por cierto, no era tan cercana, “manda todo a la mierda, total, ¿Qué puede pasar?” Y no puedo evitar estar tentando a hacerlo, que pase lo que tenga que pasar, sin embargo, hay ciertas cuestiones que en lo mas profundo de mi ser no quiero que sucedan. Esas pequeñas partes que tocan el alma y la esencia, de esas que simplemente no estas dispuesto a aflojar. No es lo mismo, simplemente es seleccionar, y si selecciono, ¿Porqué entonces me siguen afectando aquellas que no quiero?, y confirmo mi debilidad antes ciertas personas y antes ciertos quereres…

Solamente por complacerme a no sentir mis miedos y enfrentarlos es que debo no mando a la chingada lo que no ayuda, y eso precisamente es lo que no ayuda. Mi miedo al cambio es selectivo, hay cosas que no me importan tanto porque simplemente no me afectan demasiado. Sin embargo mis recuerdos de situaciones pasadas son las que mas regulan mis rutinas y me dejo a mi mismo para después. Creo que pienso demasiado las cosas. Creo que simplemente, no debe importarme…

Pff… escribo y pienso al mismo tiempo, y sigo sin encontrar solución, porque…. no…. quiero…

Soltar… 😦

Anuncios

Solo en el desencanto, en la tristeza o en la soledad.

Me he dado cuenta que soy de los que les gusta ser mimados y comprendidos cuando me siento en lo más bajo de mis etapas. En esos momentos en los que las cosas no funcionan, las acciones no lo valen, falta la creatividad de decisión sabia, energías para la acción y vaentía para el riesgo. En esos momentos que desde que el sol se asoma hasta que ya se metió y entrada la noche lo único que se te ocurre pensar es en un “¿Cómo chingados le haré?

El mayor problema de todas mis desgracias, he sido yo. Nunca he desfallecido en el intento de lograr cosas, nunca he dejado de esforzarme, sin embargo, siempre que emprendo algún sueño o iniciativa, he terminado mal. Tengo mas de 10 años en esta situación y deseo salir ya. Y por más que busque culpable, la única constante desde siempre soy yo.

Las oportunidades pasaron y ahí estuve yo. Las cosas salían mal y ahí estuve yo. Las peleas con mis padres, y yo de necio quería seguir mi camino. Amigos que he perdido, alejados por haberles fallado. Yo. La realidad de las cosas es que debo entender que he sido yo quien ha alejando todos estas opciones. Y ahora, otra vez por n-gésima ocasión estoy en una delicada situación de falta de recursos financieros, que me comprometen con mi familia y me compromenten con la sociedad. 

Soy de los que cree que el trabajo genera la riqueza, sin embargo siento en ocasiones que lo que realmente genera riqueza es otro factor: no ser pèon de nadie. ¿Funcinará? No lo sé, apenas lo voy a revisar, pero lo haré solo porque ya me cansé de recibir mierda de todos lados por que al hacer lo que se supone debo hacer, las cosas salen mal y yo soy quien sale perdiendo. 

Yo soy quién tiene la creencia de que no merezco abundancia. Me cuesta aceptar que todo ha sido generado por mi responsabilidad y estoy ahorita donde estoy, no porque es donde quiero estar, sino por mi falta de desición para estar en mejor posición. Mi falta de visión para cumplir mis propios sueños y las promesas que he dejado en el camino… sin embargo, como al que fumador empedernido que se sabe enfermo a causa del cigarro, también yo, soy el único que sigue creyendo que soy muy poco para merecer lo mejor en este mundo. No es posible, me digo, que yo mismo sea mi propio saboteador, ahora me pregunto una y mil veces como vencerlo. Terapia, me dirán unos, sin embargo es muy lenta. El cambio lo necesito ya…

Yo sé

Sé que me lees. Aunque sea menos que de vez en cuando pero lo haces para ver qué hago. Tal vez descubrir alguna cosa o tal vez para conocer algo que piensas que no te comparto. Pero yo sé que tú me lees. 

Meses sin publicar algo y hoy me digno a hacerlo, aquí no hay nada privado pues todos lo que está en Internet es público y cualquiera que tenga el conocimiento neceasario puede enterarse de lo que dicen estas letras. Y, de cualquier forma, todo lo que escribo lo publico, porque es una afición que me relaja y que encuentro divertida y que aumenta en algo mi criterio, tiene un poco el efecto de un diario, tiene un poco del efecto de hablar solo, pero mucho cuidado con lo que intérpretes, pues no todo lo que aquí se plasma tiene veracidad alguna, algunas otras una poca y otras mas simplemente ocultan alguna intensa realidad.

Aquí encuentras fantasías, realidades, sentimientos, remordimientos. Aquí me encuentras a mi desde cualquier punto de vista, sin importarme siquiera si los textos cumplen alguna regla formal o sin siquiera  llevar un orden de pensamiento, cero formalidades. Solo dejo que mi mente se relaje y continue su camino, sin obstáculos, sin censuras. Lo mismo que aquella gota de humedad que flota inerte en el aire, que después de un tiempo se junta con otras compañeras y terminan cayendo al suelo para unirse con muchas mas, y en su desliz van encontrándo su camino a un riachuelo, que se une a un arroyo para terminar en el cauce de un majestuoso rios salvando todas aquellas eventualidades y terminar en calma en alta mar. Tranquila, discreta, sin molestar a nadie, a veces… 

Yo sé que aun así me lees. Escribo por mí. Me agrada que me lean. Mas esto, no es para tomarse en serio. 

 

Cree en ti.

Cree que tienes un destino, habilidad innata, de convertirte en todo lo que esperas de la vida. Experimenta todas las altas y bajas de la vida. Encuentra sentido a las luchas y logros de la vida. Es ahí donde encontrarás el significado del trabajo en la vida y de la vida misma. Confía en tus sentimientos más profundos, porque ellos mostrarán la persona que eres. Toma todas y cada una de las oportunidades, y aprovéchalas lo más que puedas. Conoce a la persona que eres, las necesidades que contiene tu vida. Busca profundamente para capturar la esencia de la vida. Conoce tus limitaciones y construye sobre ellas. Verá en tí a una persona que sea capaz de soportar el dolor. La vida tendrá algunas decepciones, pero recuerda, a través de estas situaciones es que te conviertes en una persona mas fuerte y estable. No ingnores los obstáculos, sino trabaja para salvarlos. Recuerda que cada camino que escojas ofrecerá algunas dificultades. Si la vida fuera sencilla, no habría retos ni arco iris
– Sherrie Householder..